¿Qué es el freno motor?

El pedal de freno es la forma más segura eficaz para disminuir la velocidad y detener el vehículo. Pero, ¿hay otra forma de frenar? Sí, y lo habrás hecho muchas veces. Básicamente, el freno motor es la reducción de la velocidad, prescindiendo del pedal del freno, ayudándonos de la relación de marchas.

Así, si tenemos engranada una marcha baja (2ª o 3ª) y no pisamos el acelerador, el coche tiende a frenarse. Esto se debe a que la presión que ejerce la caja es mayor que la velocidad que puede llevar el coche en esa marcha. De hecho, el freno motor es aún más notable si vamos con la 1ª marcha engranada.

Por otro lado, si circulamos con una marcha alta, y una velocidad notable (por ejemplo, 5ª marcha a 100 km/h) la velocidad es superior a la presión de la caja. Entonces, ¿cómo actúa el freno motor? Siguiendo con el ejemplo, si frenamos ligeramente y reducimos a 4ª, simplemente con soltar el acelerador notarás que el coche se va frenando, algo más acentuado si reducimos a 3ª.

Eso sí, ten en cuenta que, si presionas el embrague, todo esto deja de funcionar, pues al accionarlo prescindimos de la caja de cambios, dejando el coche en ‘punto muerto’.

Este ‘truco’ está cayendo en desuso, pues está en colisión con una conducción eficiente (cada vez que insertamos una marcha gastamos combustible, mientras que, si circulamos con una marcha engranada, por encima de las revoluciones de ralentí, sin tocar el acelerador, el gasto en ese momento es nulo).

Sin embargo, hay un caso en el que sí es recomendable ‘ayudar’ a la frenada con el ‘freno motor’: en carreteras con descensos prolongados una relación de marchas cortas adecuada es clave para retener el vehículo sin abusar del freno.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja un comentario