valvula egr

¿Qué es la Válvula EGR? Funcionamiento y fallos comunes

En la entrada de hoy analizamos la «famosa» válvular EGR y aclaramos todas las dudas que hay entorno a su funcionamiento, sus problemas más comunes y más.

¿Qué es la EGR de un coche y para que sirve?

Este es un dispositivo anticontaminante que, en principio, se utilizaba en los motores diésel. Sin embargo, actualmente todos los coches a gasolina también lo implementan. De hecho, desde 1996 en Europa es de uso obligatorio e indispensable para pasar la ITV en España.

Cabe mencionar que se llama EGR porque estas siglas son el acrónimo de Exhaust Gas Recirculation. Lo que en castellano significa Recirculación de Gases de Escape. Sin duda, esto da una idea clara del propósito que tiene en los motores.

¿Cuáles son los diferentes tipos que podemos encontrar?

Dependiendo de su sistema de funcionamiento existen dos tipos de válvulas EGR. Las mecánicas o neumáticas, las cuales fueron las primeras en diseñarse y usarse. Mientras que los coches más modernos usan las eléctricas. A pesar de tener sistemas diferentes, su función es la misma.

¿Qué es una válvula EGR refrigerada?

Ten en cuenta que no es un nuevo tipo, se trata de un sistema que se les añade para ayudar a reducir la temperatura. Para ello se instala un radiador que refrigera los gases de combustión y hace la recirculación de gases más eficiente.

¿Cómo funciona y dónde está la válvula EGR?

Está diseñada para reintroducir los gases del escape en los cilindros del motor. Debido a este ciclo se utiliza menos aire con oxígeno en el proceso de explosión. De esta forma, se logra hacer un reciclaje de los gases del escape. Es por ello que es un dispositivo anticontaminante y ecológico.

Al haber poco aire con oxígeno se produce menos calor en el motor, ya que en el proceso de explosión el que reacciona es el oxígeno. Esto hace que se reduzca la temperatura en la cámara de combustión. Así mismo, se disminuye la generación de gases tóxicos. Incluso, se aprovecha al máximo el combustible.

La válvula EGR conecta el colector de escape con el de admisión para poder reciclar los gases. En general, esta abre y cierra para permitir el paso de los gases de escape hacia los cilindros. Sin embargo, este proceso de abrir y cerrar está condicionado por el tipo de funcionamiento que tiene.

Solo abre cuando el motor está a media potencia o en fase de calentamiento. Por otro lado, cierra cuando el motor está funcionando a plena marcha. En este caso, la presión es mayor en el colector de admisión, lo cual hace que el aire limpio salga por el escape a través de la válvula si esta está abierta, y no entra en el motor.

Las tipo mecánicas o neumáticas tienen una electroválvula de vacío que, de acuerdo a su presión, abre o cierra el paso. Mientras que las eléctricas dependen de la centralita (ECU) del automóvil. Esta analiza datos del motor, temperatura y la aceleración mediante varios sensores. Basándose en esto, envía una señal para que la válvula abra o cierre.

¿Dónde está la válvula EGR?

Su ubicación puede variar de acuerdo al modelo, no obstante, siempre estará cerca del colector de admisión y de escape, ya que la idea es comunicar ambos.

Lo más común es que esté instalada en el tubo que conecta los dos colectores. Sin embargo, algunos vehículos la tienen ubicada directamente en el colector de escape. Mientras que otros la tienen en el colector de admisión.

¿Cuáles son las averías más frecuentes y los síntomas de fallo de la válvula EGR?

Los problemas más usuales con esta válvula se deben a la acumulación de suciedad o carbonilla en el conducto. Esta tiende a adherirse a sus paredes haciendo el paso más estrecho. Esto causa que se obstruya el paso de los gases, lo cual afecta el rendimiento del motor.

Así mismo, la suciedad o carbonilla puede hacer que la EGR no cierre o abra por completo. Incluso puede atascar el mecanismo de la válvula y es posible que se quede cerrada impidiendo que los gases recirculen por el motor. Lógicamente, esto provoca una mayor emisión de contaminantes y que se active el modo avería de motor.

También puede presentarse que la válvula se quede abierta. Cuando esto sucede el proceso de combustión se hace ineficiente, pues siempre están recirculando los gases. Debido a ello el motor pierde potencia, da tirones al acelerar y tiene problemas para arrancar.

Cabe mencionar que estos fallos suelen ser más frecuentes en los motores diésel. La razón es que su proceso de combustión tiende a producir más carbonilla. Esto se presenta en mayor proporción cuando se conduce a bajas revoluciones de manera prolongada.

¿Qué ocurre si circulamos con la EGR averiada?

Técnicamente puedes conducir tu coche con una válvula EGR defectuosa, pero funcionará mal, temblará al ralentí y se encenderá la luz de revisión del motor. Al conducir por la carretera, también puede escuchar sonidos de chasquidos.

Por otro lado, conducir con ella en mal estado hace que tu coche emita mucho óxido de nitrógeno, lo que contamina el medio ambiente y hace que suspendas la prueba de emisiones.

Además existen algunos riesgos de ocasionar daños mayores en según que motores. Debido a que algunos tienen una compresión significativamente menor, no es un problema tan grande. En los más modernos las tolerancias son más estrictas y existe la posibilidad de que se sobrecaliente y se produzca una predetonación, lo que destruiría los pistones, así como otros componentes del motor, como el cigüeñal y las válvulas.

¿Se puede limpiar la EGR cuándo está sucia?

En muchos casos si se puede limpiar para restaurar su rendimiento original y evitar problemas futuros mayores. En otras ocasiones el problema va más allá de simple suciedad y habrá que sustituirla por una nueva o reacondicionada.

¿Podemos anular la válvula EGR si da problemas?

Se puede anular tanto si da problemas como si no. Esto tiene algunas ventajas pero también inconvenientes.

El coche va a ganar algo de potencia a revoluciones bajas y medias, evitas los posibles fallos de la misma derivados de los gases sucios de la misma y puede bajar ligeramente le consumo.

Por contra, es posible que no pases la ITV, vas a contaminar más, el funcionamiento será algo más brusco a bajo y medio régimen y el motor tardará más en llegar a su temperatura de trabajo.

¿Cuál es el precio de cambiar la Válvula EGR?

El precio va a variar muchísimo dependiendo el modelo de vehículo principalmente por dos motivos. El precio de la propia válvula puede ir desde lo 150 euros las mecánicas más económicas hasta pasados los 700 euros las electrónicas más caras.

Además hay que sumarle el precio de la mano de obra, que también es bastante variable. Va a depender de la dificultad de acceso a la misma y de la ciudad dónde realices el cambio. Habitualmente el precio mínimo también rondará sobre 150 euros.

En total si tienes un modelo neumático lo mínimo que te puede costar rondará los 300 euros y de ahí puedes subir hasta rondar los 1000 en el peor de los casos.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Comparte si te fue útil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *